A la mayoría nos trae de cabeza la batería de nuestro terminal. Es el componente que siempre nos ha cojeado de cualquier móvil. Hasta ahora las han intentado hacer más grandes, pero eso no ha ayudado a que el ‘problema’ se solucione. Solo que se minimice. Pero la solución podría estar más cerca de nosotros de lo que pensamos. Ya se han presentado baterías de litio y silicio más potentes.

Baterías de litio y silicio-min

Las baterías de litio y de silicio son una excelente alternativa a la propuesta actual, y más económica

Un estudio llevado a cabo en la Universidad de Alberta, en Canadá, ha puesto de manifiesto que usando nanopartículas de silicio en los electrodos de las baterías corrientes, éstas han llegado a aumentar su capacidad hasta diez veces.

Una ventaja colateral es que, al aumentar la duración de la carga, se hacen necesarios menos ciclos, con lo que a la larga la batería también dura más. Todo ventajas en las baterías de litio y silicio.

El quid de la cuestión está en la incorporación de partículas minúsculas de silicio en un aerogel de grafeno. Pero, ¿significa esto que ya podemos irnos despidiendo de cargadores externos? ¿O de llevar el cargador a donde quiera que vayamos? Ni mucho menos.

¿Un proyecto viable?

Lo cierto es que a lo largo de todos los años que hemos estado desarrollando este blog, hemos escuchado muchas soluciones que podrían hacer que las baterías fueran más potentes. Pero nada se ha implementado aún.

El descubrimiento de que las baterías de litio y silicio pueden ser hasta 10 veces más potentes, tan solo es eso, un descubrimiento. Aun estamos muy lejos de que se produzcan para todos los públicos. De hecho, ni siquiera sabemos con certeza si esto se hará.

Sin embargo, cabe destacar que todo apunta a que las baterías de litio y silicio no son difíciles de industrializar. De hecho, las que se presentaron en el experimento son más económicas. El por qué está en la misma incorporación de silicio, que resulta más barato que el grafito que se usa actualmente. La pega del sistema es que habría que fabricar las partículas de silicio en un tamaño de apenas 3nm. Los investigadores descubrieron que cuanto más pequeñas eran las partículas, más estable era su comportamiento y mejor resistían al desgaste químico que implican los ciclos de carga de una batería.

Si finalmente llegamos a verlas, está claro que no sería pronto. Pero todo lo bueno se hace esperar así estaremos atentos. Mientras tanto, si tu batería te falla, puedes aprender a calibrar la batería de tu móvil o a resetearlo.