esconder el root a las aplicaciones de tu móvilSi estás pensando en esconder el root a las aplicaciones de tu móvil es porque posiblemente te estén dando problemas o porque te hayas enterado de que esto puede ocurrir (está ocurriendo, de hecho).

Hay corporaciones que ya han dicho abiertamente que sus softwares serán incompatibles con teléfonos rooteados. Super Mario Run o Pokémon Go son claros ejemplos de ello. Estos van al máximo y, directamente, no se pueden ni ejecutar. Hay otras aplicaciones que presentan fallos. Si te ha pasado esto es posible que a tu smartphone no le pase nada y, simplemente, estas aplicaciones estén diseñadas para no funcionar (total o parcialmente) con un root. Es lo mismo que le ocurre a los dispositivos de Apple que tienen hecho el Jailbreak.

Si es el caso, lo suyo sería prescindir del root o bien hacer lo propio con la app en cuestión, buscando un sustituto compatible. Pero sabemos que esto no siempre es lo que el usuario desea, bien porque no quiere perder las bondades que ha ganado con el root (¡si lo has hecho por algo será!) o bien porque quieres tener una app en específico y no una copia o sustituto.

¿Cómo esconder el root a las aplicaciones de tu móvil?

Para poner solución a esto y que no tengas que sacrificar ni de lo uno ni de lo otro nace Magisk, herramienta que da una vuelta de rosca al rooteo, haciéndolo más completo y estable, lo que supone una mayor fiabilidad, pero también nos permite llevar a cabo la operación a módulos, que es lo que nos interesa para este caso. Es muy versátil, permitiendo hacer el root a un número enorme de modelos de smartphones que funcionan con el sistema operativo Android, en todas sus versiones.

Tanto es así que está alcanzando ya en número de usuarios (que no de descargas) a SuperSU, la solución universal desde hace años.

Esconder el root a las aplicaciones de tu móvil: paso a paso

Una vez ya sabemos que existe solución, y no precisamente dificultosa, pasemos a verla en detalle, paso a paso, para que puedas ejecutar cualquier app en un móvil con root.

  1. Descarga Magisk desde AQUÍ. Vas a encontrar tanto el ejecutable como cantidad de información sobre cómo funciona, diferentes versiones, etc. Échale un ojo porque es muy interesante.
  2. Instálala como se hace con cualquier otra aplicación, ejecutando el archivo y siguiendo los pasos (ubicación, permisos, instalación de complementos, creación de acceso directo, etc).
  3. Ahora abre Magisk.
  4. Verás que esta se divide en tres partes: Check Maisk Version and Updates, Check root status y Check SafetyNet. Todas deberían estar en verde y con un tick de correcto, es decir, que todo va bien. La que nos interesa es la última. Si no está en verde:
    1. Reinicia el teléfono.
    2. Cierra y abre nuevamente Magisk.
    3. Ve a su menú de ajustes.
    4. Ten marcadas las opciones “Magisk Hide” y “Habilitar BusyBox”.
    5. Cierra la app y vuelve a abrirla para que vuelva a reiniciar el test de las tres partes y que, ahora sí, todas estén en verde.
  5. En su menú lateral tenemos el botón “Magisk Hide”. Púlsalo para acceder a sus opciones.
  6. Verás que están todas las apps que tengas instaladas en el teléfono móvil. Lo que te queda por hacer es ir marcando todas aquellas a las que les quieras ocultar tus permisos de superusuario, esto es, esconder el root a las aplicaciones de tu móvil.
  7. Una vez lo has hecho, prueba a ejecutar cualquiera de las aplicaciones que hayas marcado. Si todo ha ido bien, verás que la app es incapaz de comprobar que tienes permisos de root. Así, te devolverá una comprobación positiva y funcionando a la perfección.

Ahora que ya has visto lo sencillo que es, sólo te queda probarlo. ¡Dinos qué tal te ha ido, si has tenido éxito o si necesitas ayuda!

¡Hasta el próximo rooteo!