El Galaxy S10e era el último terminal de los que forman la nueva línea Galaxy S10 del que nos faltaba por hablar. Para los que no lo conozcan, se trata de la versión más baja en cuanto a prestaciones, pero que este matiz no nos confunda. Se trata de un smartphone más que competente y que llegará a muchos bolsillos.

Galaxy S10e

El Galaxy S10e viene equipado con una pantalla de 5,8 pulgadas de tipo Dynamic AMOLED (como las del resto de la familia) y con una resolución de 2280 x 1080 píxeles.

¿Quieres más datos? En cuanto a colores, ofrece 24 bits, un brillo de 800 nits, una pantalla táctil con una densidad de 438 dpi, protección Corning Gorilla Glass 5 y ratio de 19.9. Resumido esto significa una pantalla completa resistente y de gran calidad.

Las cámaras del Samsung Galaxy S10e están a la altura

Seguiremos con las cámaras porque es uno de los aspectos que más interesa a los usuarios de Samsung. La cámara trasera, que es la principal, cuenta con un sensor de 12 megapíxeles, 960 FPS, apertura f. 1.5, inteligencia artificial y estabilizador óptico. Pero no viene sola, está acompañada de una segunda cámara de 16 megapíxeles, apertura f. 2.2, inteligencia artificial y estabilizador óptico. Ambos sensores son Sony.

La cámara delantera cuenta con un sensor de 10 megapíxeles, 30 FPS, apertura f.1.9 y suficiente equipamiento para permitirte obtener unas capturas fenomenales. 

El Galaxy S10e cuenta con sensor de huella dactilar en el lateral y reconocimiento facial. Dos prestaciones destacadas porque la primera es novedosa y la segunda está más trabajada que en versiones anteriores.

El interior de este smartphone es sorprendente

El núcleo del teléfono es un Samsung Exynos 9820 de 8 núcleos con una frecuencia de 2800 MHz. Dispone de un genial acompañante: un núcleo gráfico ARM Mali-G76 MP12.

La batería del Galaxy S10e no es la más amplia, todo sea dicho, pero esperamos que debido a los ajustes en las prestaciones, no sea necesaria una mayor autonomía. En total, este smartphone viene con 3100 mAh y carga rápida 2.0. 

En cuanto a conectividad, no se puede rechazar la idea de que el Galaxy S10e viene muy preparado. Dispone de Bluetooth 5.0, USB Type C, WiFi 6 y almacenamiento externo de hasta 512 SD 3.0.

Vendrá con una capacidad de almacenamiento interno de entre 128 y 256 GB así como una memoria RAM de entre 6 GB y 8 GB. El software que lo acompaña es Android 9 Pie con Samsung One UI. Dispone de protección al polvo IP6 y protección al agua IP8.

En resumen, el Galaxy S10e es un móvil bastante particular. Nos gustan sus avances, pero también la forma en la que la marca ha dado vida a un terminal igual de moderno. Más económico que los lanzamientos tradicionales. Estaremos atentos a las pruebas de rendimiento para comprobar si todo lo que nos dicen estas prestaciones técnicas se corresponde con lo que dejan entrever que ofrecerán.