Lo que debes saber sobre el cambio de Facebook a Meta

¿El reinado de Facebook está llegando a su final? No, aunque lo que sí está ocurriendo es una transformación dentro del imperio empresarial creado por Mark Zuckerberg. Recientemente se conoció el importante cambio de marca llevado a cabo por Facebook, que ha pasado a llamarse Meta. 

En medio de una ola de críticas por la publicación de decenas de miles de documentos internos, la compañía tomó la decisión de cambiar su nombre corporativo. De acuerdo con Zuckerberg, el objetivo del cambio es abarcar de una mejor forma lo que hace la compañía, que está ampliando su alcance más allá de las redes sociales para enfocarse en áreas como la realidad virtual (VR).

Meta: ¿qué implica el nuevo nombre? 

El objetivo de Facebook con su cambio de nombre a Meta es similar al de Google cuando creó Alphabet: albergar sus productos y servicios en una empresa matriz con un nombre diferente al de su servicio principal. Google, por su parte, quería distanciar la empresa de su buscador y Facebook quiere hacerlo de su red social.

Siendo así, vale la pena aclarar que lo que está cambiando es el nombre de la empresa paraguas que supervisa las diferentes aplicaciones y productos de Facebook. Es decir, que Facebook como aplicación y red social conservará su nombre. Sin embargo, ahora esta plataforma, al igual que Instagram y WhatsApp, pertenecen a la empresa Meta. 

Oculus VR, la compañía propiedad de Facebook que desarrolla tecnología de realidad virtual, sí experimentará cambios con la llegada de Meta. De acuerdo con Zuckerberg, el nombre de Oculus utilizado para los auriculares y el servicio de realidad virtual de la empresa cambiará a Meta Quest a principios de 2022. Asimismo, cambiarán los nombres de Oculus. El Oculus Home, por ejemplo, pasará a ser Horizon Home y el Oculus Venues será Horizon Venues.

¿Por qué Meta? ¿Qué significa?

Ahora que ha quedado claro lo que implica el nuevo nombre de la empresa matriz de Facebook es importante hablar del término elegido. Su significado literal en griego es “después” o “más allá” y puede explicar de cierta forma lo que Zuckerberg quiere lograr con su negocio. 

El CEO quiere ir más allá de las redes sociales e incursionar con fuerza en la industria de la realidad virtual. Al momento de hacer el anuncio del cambio, Zuckerberg dijo que la marca existente no podría representar todo lo que están haciendo ahora y mucho menos lo que harán en el futuro, y que por eso necesitaba cambiar.

El nuevo nombre de la compañía también le ha servido a Zuckerberg como un prefijo para su próximo proyecto, que ha denominado metaverso. Este será una especie de mundo virtual donde las personas podrás jugar, comunicarse y hasta trabajar. 

La idea del CEO de Facebook es crear un mundo online donde las personas se conecten por medio de cascos de realidad virtual. El objetivo es que este espacio cuente con elementos de interacción —aún no desarrollados— para tener una experiencia sensorial y lograr una verdadera inmersión en ese universo virtual. 

De Facebook a Meta

El cambio de marca de Facebook y su relación con los recientes escándalos de la compañía

Mark Zuckerberg afirma que el cambio de nombre de Facebook obedece a una estrategia de expansión, pues busca ser vista como una compañía que va más allá de las redes sociales. Sin embargo, hay quienes creen que el cambio de identidad tiene como objetivo desviar la atención de una marca que se ha vuelto ‘tóxica’.

El reciente escándalo de la filtración conocida como ‘Archivos de Facebook’ (Facebook Papers), así como otros que se han presentado en los últimos años, han provocado una pérdida de confianza hacia la compañía. Se le ha asociado con una lista aparentemente interminable de escándalos relacionados con la privacidad de los datos, la desinformación y el discurso de odio.

Muchos ven el cambio de nombre de la compañía como un intento de lavar su imagen tras las filtraciones de la exempleada Frances Haugen. Los documentos expuestos aseguran que Facebook priorizó su crecimiento por encima de la seguridad de los usuarios de forma repetida.

También se conoció que la empresa es responsable de fomentar una cultura “tóxica” entre los jóvenes en Instagram, que Facebook ayudó a “alimentar” la violencia de los disturbios ocurridos en el Capitolio de Estados Unidos y que trata a usuarios de alto perfil de forma diferente, entre otras tantas acusaciones. 

Facebook, ahora Meta, ha negado las acusaciones de seguridad y afirma que cuenta con más de 40.000 personas que trabajan en la seguridad de sus servicios. Zuckerberg, por su parte, calificó los informes filtrados como un esfuerzo coordinado en el que se han utilizado documentos de forma selectiva para crear una imagen falsa de la compañía. 

Desafortunadamente para la compañía, los analistas aseguran que un cambio de marca no los ayudará mucho a distanciarse de sus problemas. De acuerdo con Mike Proulx, vicepresidente y director de investigación de Forrester, un cambio de nombre no borra automáticamente los problemas que afectan a Facebook y que si Meta no aborda sus problemas de forma profunda, esos mismos inconvenientes afectarán al ‘metaverso’.

¿Tendrá éxito el cambio de Facebook a Meta?

Es muy pronto para saberlo, pero hay factores que indican que Facebook podría tener problemas para que todos los llamen Meta. Debido a las historias negativas que circulan sobre la empresa y la idea de muchos de que la empresa está buscando desviar la atención, el cambio se ve como un movimiento meramente ‘cosmético’. 

Por otro lado, Zuckerberg asegura que el nombre está relacionado con su ambicioso proyecto de crear el ‘metaverso’. Sin embargo, es algo que aún no existe y es un producto a largo plazo, según comentó el propio CEO. Por tanto, la empresa lleva un nombre que por los momentos es totalmente ajeno a su oferta principal. Actualmente, la mayoría de los ingresos de la compañía provienen de la publicidad de Facebook e Instagram.

Otra razón es que los cambios de marca de las grandes tecnológicas pocas veces tienen éxito. Recordemos nuevamente a Google, que en 2015 cambió a Alphabet, pero en realidad pocos —por no decir nadie— le llama así. 

En cualquier caso, lo que sí queda claro con el cambio de Facebook a Meta es que el enfoque de Zuckerberg ya no está en las redes sociales. Su nuevo objetivo es crear mundos virtuales capaces de transformar la experiencia humana. Si tendrá éxito o no en esta misión, habrá que esperar algunos años. 

Compartir