Es lo que está en boca de todos desde que ayer amaneciésemos sabiendo de la ruptura de relaciones entre Huawei y Google. Ya hemos podido recabar información sobre el suceso y te lo contamos todo.Es lo que está en boca de todos desde que ayer amaneciésemos sabiendo de la ruptura de relaciones entre Huawei y Google. Ya hemos podido recabar información sobre el suceso y te lo contamos todo.

La ruptura de relaciones entre Huawei y Google

Era Google quien se pronunciaba para anunciar un cese de colaboración con la marca china Huawei. Si consideramos que esta marca ha tenido uno de los crecimientos más asombrosos en el mercado durante los últimos años, no parecería una decisión muy inteligente. Sin embargo, hemos de decir que hay mucho más detrás de esa “decisión”.

Primero de todo, ¿qué ha ocurrido?

Antes de comenzar a alertarnos resulta esencial saber qué ha pasado exactamente.

La decisión, que hemos puesto entre comillas anteriormente, viene de la mano de unas nada amigables presiones por parte de Donald Trump, que ha decretado que las operadoras de su país compren equipos TELECO extranjeros, en un intento de romper toda negociación posible con China.

Al parecer, el presidente quiere quitarse competencia en cuanto a la proximísima implantación del 5G y esta orden ejecutiva.

Hay quien mira más atrás y habla de la acusación sobre implantación de chips espía por parte de Huawei en servidores usados por empresas inmensas estadounidenses y de un castigo por ese espionaje que nunca pudo ser demostrado.

Lo que esto supone para Huawei y Google

En cualquier caso, esta orden supone expresamente que se suspendan los negocios con transferencia de hardware y/o software con la firma de teléfonos, con la excepción de los negocios en los que los protagonistas son elementos de código abierto.

Así, cualquier nuevo modelo de teléfono móvil que Huawei quiera lanzar no podrá disfrutar de lo que se conoce como Android de Google, que es la versión internacional preferente, con apps básicas de Google preinstaladas y Google Play Store para descargar contenidos.

En cuanto a los modelos que ya hay en el mercado, estos continuarán disfrutando de todo lo que tengan incluido de Google, si bien, tanto el sistema operativo como las aplicaciones y servicios dejarán de actualizarse. El único update disponible será el relacionado con la seguridad, como es lógico.

De esta manera, aunque quienes tengáis un teléfono de esta firma podréis seguir haciendo exactamente lo mismo que hasta ahora, conforme se vayan dando actualizaciones vosotros iréis quedando anticuados, sin recibir las mejoras de rendimiento, nuevas funciones y cualquier otra cosa que se pudiese ir incorporando tanto en el sistema operativo (recordemos que Android Q está a puntito de caramelo).

Son los próximos modelos que la firme lance los principales perjudicados pues estos, aunque ya se encuentren en desarrollo e incluso con fecha prevista de salida, no dispondrán de nada que se relacione con Google.

Sin embargo, atendiendo a lo de “transferencia de hardware y/o software” no hay que ser un genio tampoco para darse cuenta de que, cuando se pongan a investigar, no será Android lo único que se pierda para los chinos.

Además de Android, que es lo primero que le ha venido a la cabeza a todo el mundo, no podemos olvidar que también se tendría que dejar de usar Windows 10 para los portátiles pues, aunque no se tienen noticias de Microsoft, parece más que evidente que se unirá a la veta.

Este bloqueo está respaldado por empresas como Intel, Infineon Technologies, Qualcomm, Miron Technology… quienes se han unido a la misiva y también finalizarán sus relaciones con la marca china.

En cuanto a la firma, que se ha pronunciado para recalcar que seguirá trabajando para todos y cada uno de sus aparatos, tiene la opción de integrar Android AOSP, que es de código abierto, optar por otro sistema operativo existente o, como bien se ha estado rumoreando ya, lanzarse a la aventura y diseñar el suyo propio, una idea no del todo descabellada para una multinacional tan inmensa como lo es Huawei.