copias de seguridad en la nubeHacer copias de seguridad en la nube es algo ya habitual en todos los sectores laborales y, de hecho, también en el entorno doméstico. Sin embargo, mala cosa sería si, simplemente por afirmar esto, tú me hicieses caso sin más. Lo ideal es que conozcas los motivos por los que considero que se trata de una mejor opción, y eso es precisamente lo que te voy a contar.

Motivos por los que hacer copias de seguridad en la nube

Realmente creo que no son necesarios motivos para considerar hacer un cambio y probar este tan preciado recurso. Veremos solamente cuatro y ya tú me dices si crees que compensa o no.

Es más seguro

Aunque internet y privacidad son, desde luego, dos conceptos que no podemos considerar como sinónimos, lo cierto es que, como bien indica el propio concepto, las copias de seguridad sí se encuentran a salvo, siendo su estado de conservación totalmente envidiable.

Por contra, los archivos locales pueden desaparecer por muchísimos motivos tanto relacionados con la conexión como con los softwares e incluso por el propio software de almacenamiento. Dispositivos perdidos, malware, robos, incendios… Pueden pasar muchas cosas. Los cloud backups están en muchos sitios al mismo tiempo; hay servicios, de hecho, que guardan tu información por partes, cada una en un lugar diferente, de manera que nunca se pueda ver comprometida.

Es muy rápido

El restablecimiento de las copias de seguridad en la nube es rapidísimo. No tienes más que entrar, con tu usuario, al lugar donde las tengas y pulsar un único botón. Nada de descomprimir, descargarte programas de terceros, extraer archivos… ¡nada! Solo clic, clic y clic.

Te permite ahorrar espacio

Por supuesto, y aunque este es un motivo para hacer copias de seguridad en la nube que no atañe a todos, sí hay un público al que disponer de ese espacio extra que ocupan los backups le vendría genial.

Piensa que no hablamos de unos pocos megas. Imágenes, pistas de audio, vídeos, programas, configuraciones, información personal de aplicaciones, información de sincronización… A día de hoy una copia es mucho más de lo que muchos pensados, es la manera de volver a tener nuestro dispositivo exactamente en las mismas condiciones, y eso supone, desde luego, espacio.

En la nube te olvidas, el espacio lo pone otro, tú sólo disfrutas del servicio de almacenamiento y usas el espacio de tus dispositivos par alo que más te convenga.

Ni qué decir tiene que este puede que sea el motivo principal por el que las grandes empresas se pasarían a esta opción pues, puedes pensar que una copia de un teléfono, por ejemplo, no es nada, pero imagina copiar cientos de ordenadores.

Desde cualquier parte

Por supuesto, también tenemos el plus de disponer de nuestros archivos desde cualquier parte. Puesto que te logueas a un servicio con un user y un password, no tienes que hacerlo específicamente desde tu ordenador, por poner un ejemplo.

La información viaja por internet hacia donde te encuentres, no importa si inicias sesión en una red pública (no es lo más recomendable pero es posible si tienes la necesidad), desde tu ordenador, tu tablet, tu teléfono móvil o incluso desde los dispositivos de otra persona.

Lo que importa para acceder a tus backups realizados en la nube es tu logueo. Eso sí, es evidente que tendrás que tener internet, es decir, debes conectarte a alguna red, ya sea la de casa, la del trabajo, la de la biblioteca o la de datos móviles. Eso sí, puede ser un pequeño contra pues, en nuestro ordenador, en casita, no es necesario estar conectado, peeeeero, así son las cosas; ¡algo malo debería haber!

¿Y tú? ¿qué opinión tienes respecto a las copias de seguridad? ¿Las haces de manera local? ¿con servicios de contratación en la nube? ¿gratuitos o de pago? ¿Qué nos aconsejas ¿Nos hemos dejado algún motivo? ¡Cuéntanos tu experiencia con los backups!