veto de Estados Unidos a HuaweiHa sido mucha la controversia e incertidumbre que se ha generado en relación a la información aparecida en las últimas semanas sobre la compañía Huawei y su relación con los Estados Unidos de América. Los usuarios que tienen terminales de la compañía se enfrentan a un futuro incierto donde no saben si puede ser que sus dispositivos dejen de ser operativos en cierto momento. Si quieres conocer todo lo que se sabe del veto de Estados Unidos a Huawei no dejes de leer esta publicación porque actualizamos para ponerte al día.

Veto de Estados Unidos a Huawei, la perjudicada por saltarse acuerdos comerciales

La compañía Huawei se ha convertido en el foco de todas las iras de Donald Trump. Google no le dará licencias a la compañía para sus dispositivos, pero, además, los mejores fabricantes de procesadores como Intel o Qualcomm dejarán de proporcionar chips a para la marca hasta nuevo aviso.

Esta no es primera vez que el dirigente estadounidense se ceba con una compañía telefónica, ya que en mayo de 2018 ocurrió lo mismo con ZTE. En este caso, el problema radicaba en que la compañía china había mantenido relaciones comerciales con Corea del Norte e Irán, lo que violaba los principales términos de acuerdo comercial con Estados Unidos. ZTE ya había pagado una multa bastante cuantiosa en el año 2016, por lo que el ojo estadounidense siempre estaba mirando a la espalda.

El nombre de Huawei comenzó a sonar cuando, en 2018, EEUU acusaba a la compañía ZTE de un posible delito de espionaje. La empresa dependía en gran medida de los chips de Qualcomm y decidió asumir culpabilidades aunque definió esta acción como tremendamente injusta. Tuvieron que parar su producción durante cierto tiempo hasta que comenzaron a acogerse a las directrices de Donald Trump. Ahora la historia vuelve a repetirse pero el protagonista es Huawei.

La verdadera historia del veto a Huawei

En mayo de 2019, Trump firmó una orden que permita al Gobierno Federal sancionar a aquellas compañías que compren equipos de telecomunicación cuya fabricación proceda del extranjero; era un ataque directo a Huawei, nadie tenía duda.

Con esta medida y otras tomadas previamente se evitaba que esta compañía pudiera participar en la gran expansión de la tecnología 5G. Todo esto se vio agravado, además, por un informe de Bloomberg que vio la luz hace poco tempo en el que, tras una investigación realizada, se afirmaba que la compañía Huawei instalaba chips espía en servidores de Amazon y Apple.

Esta siempre se ha declarado inocente en esta guerra comercial, pero la detención de uno de sus grandes mandatarios generó una nueva mancha en su nombre. Las autoridades de Canadá detuvieron a su Directora Financiera y Vicepresidenta Directiva.

Huawei, entonces, comenzó a actuar. Interpuso una denuncia donde alegaba que la sección 889 de la Ley de Autorización de Defensa Nacional era anticonstitucional.

El Gobierno de Estados Unidos ha asegurado que Huawei está haciendo espionaje pero sin mostrar pruebas que secunden esta afirmación. Donald Trump ha utilizado esto para convencer también a sus aliados en Europa de que la compañía estaba realizando prácticas irregulares. Pero las investigaciones que han realizado las propias agencias gubernamentales de esos países no han encontrado datos relevantes que puedan demostrar una participación de Huawei en actos delictivos. La policía de Reino Unido y Alemania han hecho investigaciones, pero solamente se ha producido la detención de un trabajador en Polonia bajo el delito de espionaje, pero sin encontrar relación con la trama de la que aquí se habla.

A pesar de todo, esto ya está condicionando la entrada de infraestructuras de 5G en Canadá o Australia, por ejemplo. Vodafone también ha restringido algunas compras de equipamiento de la firma por lo que el veto de Estados Unidos a Huawei va mucho más allá.

Google le quita Android a Huawei

La decisión ha sido ya el mazazo final para la compañía: Google les revocará la licencia de Android, de manera que la firma se encuentra tan dañada que su futuro, a pesar de lo que intenta aparentar, es realmente incierto.

Para reconfortar a sus clientes la compañía ha confirmado que esto no afectará a futuras actualizaciones de seguridad en sus tabletas y móviles. Además, seguirán gozando del servicio técnico de la marca.

Como última novedad, se sabe que Huawei está preparando un nuevo sistema operativo basado en Android, del cual tendría todos los derechos como propios. Solamente tendría que buscar nuevos proveedores para el apartado hardware de los dispositivos.

¿Será que el veto de Estados Unidos a Huawei no será tan efectivo como se espera?