ZTE-Star-3_1

ZTE, después de un año de presentaciones para la gama media y la gama alta con ejemplares como el Axon Elite, se ha decidido a introducirse en la gama de entrada con el ZTE Mighty 3C, una propuesta de la que te hablaremos con detalle a continuación.

El ZTE Mighty 3C no cuenta con un diseño no muy destacable. Es sencillo y de plástico aunque ofrece un aspecto elegante que resulta agradable a la vista.  Tiene un grosor de 9.4 milímetros y un peso de 170 gramos, algo que resulta un poco sorprendente teniendo en cuenta que su pantalla mide 5  pulgadas. Es decir, que no creemos que su peso esté muy logrado aunque tampoco resulta excesivo.

Por otra parte, la resolución de esta pantalla es de 854 x 480 píxeles, algo que ya hemos visto en otros muchos dispositivos de gama de entrada y que no sorprende demasiado. En cuanto a la potencia, el ZTE Mighty 3C cuenta con un procesador Qualcomm Snapdragon 210 de cuatro núcleos acompañado de una memoria RAM de 1 GB y 8 GB de almacenamiento interno.

Respecto al software, irá acompañado de la versión 5.1 Lollipop de Android pero añadiendo una capa de personalización propia llamada Nubia UI, como ya es característico en los terminales de la firma. En cuanto a las cámaras, el ZTE Mighty 3C cuenta con una principal de 5 megapíxeles y una frontal de dos megapíxeles. Su batería es de 2500 mAh.

Si analizamos la lista de especificaciones como algo independiente, está claro que el ZTE Mighty 3C es un dispositivo bastante pobre. Destaca el tamaño de su pantalla y también su batería (2500 mAh), que promete un rendimiento excelente en conjunto con el resto de especificaciones que tiene. Sin embargo, si analizamos el terminal junto a su precio, podemos darnos cuenta de que el ZTE Mighty 3C sí que es una buena inversión, aunque claro está, para un público determinado. La propuesta de gama de entrada de ZTE tiene un coste de tan solo 70 euros.

El ZTE Mighty 3C es un dispositivo idóneo para los que quieren un smartphone sin prestaciones demasiado avanzadas. En general para usuarios que no suelen usar mucho el teléfono para ver vídeos, jugar a videojuegos o estar mucho tiempo en Internet. Teniendo en cuenta su precio de venta, poco más se le podría pedir.