configurar el móvil para que sea seguro para niñosHoy en día, está comenzando a crearse una moda en la que los padres permiten el uso de la tecnología a los niños de manera prácticamente indiscriminada. En algunos casos, no existe demasiada preocupación, pero en otros, los padres tratan de preparar su teléfono para poder controlar la utilización que vaya a realizar el pequeño y así evitar problemas. Pero, ¿cómo puedes configurar el móvil para que sea seguro para niños?

Un niño menor de dos años no debe pasar tiempo delante de una pantalla y los mayores de esa edad deben hacerlo durante un máximo de dos horas en total (incluyendo televisión).

Ahora vamos a presentar los consejos que pueden utilizar los padres para controlar y evitar el uso indebido de las pantallas.

Consejos para evitar el uso indebido de pantallas por niños

Existen muchas maneras de poder configurar el móvil para que sea seguro para niños y, de esta manera, evitar su uso indebido. A continuación, mostraremos una serie de consejos que pueden ser muy útiles en el control de la utilización de nuevas tecnologías por nuestros hijos.

Bloquear la pantalla

Cuando prestemos a los niños nuestros móviles debemos estar siempre pendientes de lo que los menores hacen durante el tiempo que se lo hemos dejado. Por ello, debemos tener el sistema de bloqueo activado, tanto por código PIN como por huella dactilar o patrón.

Es posible que el código PIN o el patrón se lo puedan aprender, por lo que recomendamos utilizar la huella como el método más seguro. Se puede utilizar como segundo método de desbloqueo. Podemos hacerlo desde los ‘Ajustes’ en la zona de ‘Seguridad’.

Hacer que las compras en Google Play sean más complicadas de realizar

Sin querer hacerlo, es posible que nuestros hijos accedan a la tienda de aplicaciones de nuestro teléfono y realicen alguna compra. Para evitar esto, Google nos ofrece la posibilidad de proteger nuestras compras con una contraseña o la propia huella dactilar.

Esto se puede activar desde Google Play, en el apartado de ‘Ajustes’, tomando la opción ‘Pedir autenticación para realizar compras’.

Usar el control parental de Google Play

Esto es lo primero que debe estar activado antes de cederles nuestro móvil a los pequeños. Lo que hace es controlar el acceso de nuestros menores a contenido que no sea apto para ellos.

Se puede activar desde la configuración de Google Play, activando el control parental. Existen opciones específicas para cada grupo de contenido (Vídeos, Música y Aplicaciones).

Control parental en Youtube

Existe mucho contenido colgado en esta plataforma que queremos que nuestros hijos no puedan ver. Para poder impedir que se vean contenidos demasiado explícitos hay que acceder a la aplicación o perfil de Youtube y acudir al apartado de ‘Ajustes’. Se debe activar, en la zona, ‘General’ el ‘Modo Restringido’.

Descargar el modo para niños de algunas aplicaciones

En este modo para niños se crea un control por el cual los pequeños no puedan estropear nada y que, además, los contenidos a los que accedan sean controlados. Para poder omitir este modo se debe introducir un PIN que los pequeños no conozcan.

Existen, en el caso de los móviles Android, unos launchers que se encargan de poder generar un entorno seguro y limitado para los niños pequeños.

Crear un usuario para el niño

Android nos da la posibilidad de crear varios usuarios para un mismo terminal por lo que se recomienda que se dedique un período de tiempo para crear un perfil para los más pequeños. Desde esta opción se puede configurar todo lo que el niño pueda utilizar. Además, podremos aplicar todo lo que estamos conociendo a lo largo de este artículo.

Desde esta opción se pueden controlar incluso las aplicaciones que estarán instaladas y se podrán utilizar en ese perfil. Para mi gusto es una de las opciones para configurar el móvil para que sea seguro para niños más interesantes, ya que podemos controlar completamente el uso que el pequeño le va a dar a nuestro terminal. Además, no nos limitamos nuestro propio perfil; el tener que bloquear y desbloquear opciones hace que podamos cometer algún error.

Evitar un alto consumo en datos

Esto no crea un perjuicio directo sobre el niño, pero lo que sí que puede hacer es hacer daño a nuestro bolsillo. Si el terminal se conecta de la red WiFi puede provocar que aumente el consumo de datos.

Para evitar esta situación, hay que deshabilitar el uso de ciertas aplicaciones cuando no exista una conexión vía WiFi a Internet. En Youtube correspondería a la inhabilitación del modo HD y en otras aplicaciones a evitar la autoreproducción de vídeos, sobre todo en redes sociales.

No te olvides de, antes de ofrecer tu móvil o tablet a un niño, desactiva los datos móviles. Suele ser tan sencillo que se puede hacer desde los ajustes rápidos del dispositivo. Así que anímate a configurar el móvil para que sea seguro para niños.